Empresa De Electricistas Urgentes En Cullera. Telf.647.333.941

Madrid es la capital de España y una de las metrópolis más grandes de Europa. El hombre, visto en la puerta de San Gregorio Traumaturgo, muy anciano, encogido su esqueleto por la artrosis, no correspondía a las fotos en Intervíu sobre Panamá con la estampa de los 62 años, corpulento, grasoso pero tieso, cuando le conocí. Un día por Internet documentándome sobre los pisos”, y de paso sobre sus señorías”, me tropecé con que Miranda de Dios asesoraba a sus camaradas, hermanos”, primos”, del Opus Dei del Colegio Universidad Abad Oliva. El magistrado insistió que su trabajo consistía en asesoramiento puntual”.¿¿??.

Una pena, donde estudiaron la segunda enseñanza mis hijas, metido en las guerras internas eclesiales contratando en sus cuitas al magistrado retirado Miranda de Dios. La dirección personalista de Traiter tendría detractores pero los excelentes saldos bancarios de la institución, y su indiscutible presencia en la selecta Barcelona, atraerían otras ambiciones que la de mejorar su enseñanza, con guardias de seguridad levantando de sus asientos a los del Consejo anterior. La única con Antonio de la Rosa, en el crucero por la Costa Azul, y contra toda lógica anterior, ocultando a sus novias, compró unas cámaras gastando varios carretes”.

Por lo visto las intimas convicciones” andaban un tanto alborotadas porque las asociaciones de jueces a las que pertenecen Miranda de Dios y Máiquez ponían la mano en el fuego” por la indiscutible honorabilidad de los dos. En su mentalidad que un abogado, entregado a la Justicia, y conocida su afición a los favores y prebendas, les proporcionara un piso a un precio de menos de la mitad de alquiler de otro con la mitad de metros cuadrados, precisamente yo vivía a una manzana en Provenza 175, escrito en mi DNI, ¡pues bueno!, una deferencia. En Madrid pedía una factura de su estancia al Hotel Miguel Ángel, sin utilizarlo.

No lo entendí, pues si como decía las utilizaba para engañar a su mujer, su vecino de apartamento Carlos, su hijo, en mi orden de valores no debía ser un buen encubridor. Y de añadido, Saura, en el artículo de los pisos”, comentaba sobre la colaboración del juez Adolfo Fernández Oubiña en el Bufete Piqué Vidal. La primera vez que un medio de comunicación publicaba el entronque de otro juez del Caso Consorcio con el Bufete Piqué Vidal.

Asomado por las televisiones, intentando ser un juez estrella, y permanente tertuliano con Del Olmo, trato con guante de seda, sin preguntas indiscretas. Los requerimientos y pretensiones a sus colegas producirían la incomodidad de su potencia mediática, y su cargo, respeto en los medios. Los servicios sociales cotejaron sus apellidos con los del juez ingresado en prisión y se convirtió en noticia.

Le recuerdo, por la televisión en mi celda, en un programa sobre el cumplimiento de penas, casos de reincidencia, las drogas, con otra de los contertulios la jueza Remei Bona, entonces de Vigilancia Penitenciaria, la de mis permisos y las estanterías del caso Estevill”. El día 24, El Juez exige al Gobern que explique el traslado de Estevill a la cárcel de Lleida”. El 25, La Fiscalía recibió denuncias de que Estevill salía de la cárcel sin permiso”.

Tras su engreída pose de suficiencia, soltaba alguna gracia, en lugar de enviar telegramas a los poderes del país, emulando a su amigo De la Rosa, se propuso mantenerse en portada con histrionismos, recordando a sus deudos” aligerar su prisión preventiva. Al Juez del TSJC Antonio Bruguera, igual al juez suizo Daniel Devaud, no le sentaba bien el tétrico modo de entender la Justicia de su ex colega, y se haría de rogar para la libertad con fianza. Pascual podía molestar, y lo demostraba a diario en la cárcel con escritos a diestro y siniestro por nimiedades.

Por el momento a Pascual el Supremo lo había descabalgado de la magistratura por prevaricación, dictar resolución a sabiendas de ser injusta, sin condena con prisión. Yo apostaba a que se la concederían, no se encontraría con una juez (la de Sabadell en mi caso) que alegando mi historial delictivo me la negó con rotundidad, y ni por asomo mis tres años en la Modelo con su intervención. Callaron lo tan aireado en el caso del fugado Antonio de la Rosa, novias y juego.

Leyendo en la curiosa biografía de Oriol sus infinitas horas y entrega ascética al estudio, recordaba el Casino de San Pere de Ribas, su sala para concentrarse. A los tres años de busca y captura”, se repite el refrán de los burros tropezando en la misma piedra. Ya en el periodo” insistí para un trabajo, y ante la negativa a Don Jesús de un economato, me destinaron a lavandería central. El gran negocio de la droga en Barcelona con miles de indocumentados de mulas y papelineros” llenaría campos de concentración si se lo tomaran en serio las autoridades, no participaran, y cualquier noche se dedicaran a limpiar la ciudad.

Otra historia la del Juez Manzanares en sus perdidas luchas contra las competencias de la Generalitat. Me otorgaba las redenciones por el trabajo entre el año 80 y 83. La Sala de Barcelona condenándome por los pagarés del Corte Inglés no me aplicó el beneficio por fuera de tiempo”. La de Madrid tratándose de un delito dentro de los cinco años de aquella condena podría compensar un año y cuatro meses. A los dos meses la Sala contestaba añadiendo el beneficio en la liquidación de condena”.

De lleno en el cuarto de condena para permisos, y echando mano de una circular de Serveis Penitenciaris aconsejando el tercer grado a condenas antiguas de menos de seis años, en primarios y gente sin conflicto, las esperanzas a tope. Pascual, se pone su cara de bueno y estudia derecho en la Roca, en compañía de Francisco Álvarez, que de policía en Barcelona con Agustín Linares y Justo Aguilera, se traslada a Bilbao y acaba condenado por asesinato, caso GAL. Un dato a resaltar del compañero de Pascual, condenado por asesinato, trabajó a las órdenes de De la Rosa, y por tanto Piqué Vidal, dirigiendo Chek In, la compañía de seguridad del Grupo.

En Madrid se hacen fuertes Joseph Piqué, Ministro de Industria (al poco será Ministro Portavoz del Gobierno), de la escuela De la Rosa, y el Ministro de Exteriores Abel Matutes, con operaciones financieras directas y cadena de amigos con el financiero (la venta de acciones del Banco de Ibiza), y ex socio de Eduardo Bueno. Sin olvidar los Fernández Díaz, Jorge en Madrid y el pequeño dirigiendo el Partido Popular en Cataluña. Todo un equipo de primeras figuras con Jordi Pujol, partido bisagra” indispensable para la gobernabilidad del País”, por lo tanto dirigiendo el guiñol, siempre en la misma dirección zafarse de la corrupción”.

En otros aires, achacar al Ministro Joseph Piqué la condonación de los créditos a KIO otorgados por el Gobierno Felipe González, es atizar la confusión. Los 100.000 millones de pesetas innecesarios de ser real la venta de Ertoil, firmada ante notario por el ahora ministro, y los 500 millones de dólares volatilizados durante la guerra del golfo. Con dos únicas partidas de las cientos desconocidas, y coincidiendo en el tiempo, el Presupuesto Nacional se hubiera ahorrado ese disparate de dinero. Cada huida hacia delante se componía de la mentira en la prensa, el bluff, y reclamadas las inversiones, defenderse tras la complicidad de los beneficiarios en el reparto.

Si en Madrid a los catalanes de Pujol no les iba mal, tenían cuatro años para limpiar los otros cuatro anteriores, una docena, desmarcándose de la ignominia felipista, al catalán número uno, al Marqués de Samarach, le caía un calvario. Las multinacionales americanas financiadoras de los Juegos Olímpicos denunciaban, por corrupción, al Presidente del COI ante el Senado, y el número uno” de los poderosos catalanes comparece ante un comité. Es de suponer duraría tiempo, un expediente, gente a favor y en contra, quien le defendió, cuantos millones le costó, ni siquiera el detalle de los cargos.

Un técnico en andamiaje de nombramientos, fidelidades inquebrantables, las dobles contabilidades catalanas por su ascendencia textil, la Diputación de Barcelona y Embajador en Moscú. Allí no le preguntarían por la iniquidad del franquismo, ni por su consejería en el Banco de Madrid y Banco Catalán de Desarrollo, ni por la quiebra de Construcciones Huarte, ni terrenos sospechosos, ni preguntarle por De la Rosa, y sus cargos en ERCROS y empresas del grupo. La Izquierda, reacia por el oscuro franquismo de Samaranch, se pone a su favor.